La combustión y/o la evaporación del combustible resultan en las emisiones producidas por vehículos.

 

Estas emisiones producidas por los sistemas de combustible de los vehículos se han convertido en factores importantes debido a su impacto en el medio ambiente en medio de la crisis del cambio climático. Los vehículos impulsados por motores internos de combustión generan dos tipos principales de emisiones de gases de efecto invernadero: emisiones evaporativas y de escape.

 

 

 

Tipos de Emisiones

Emisiones Evaporativas

Las emisiones evaporativas son causadas por la evaporación del combustible; pueden ocurrir cuando el vehículo está en movimiento o en reposo. El proceso de evaporación depende de las características del vehículo, la geografía y las condiciones meteorológicas (como la altitud y la temperatura), y la presión de vapor del combustible. Cuando el etanol se utiliza para oxigenar combustibles, hincha las juntas de escape de los vehículos, aumentando las emisiones fugitivas, incluso si la presión del vapor se mantiene constante. Algunos de los procesos que causan emisiones evaporativas en los vehículos son:

  • Las emisiones diurnas generadas en el sistema de combustible del vehículo son causadas por cambios de temperatura a lo largo del día.

  • Las emisiones del sistema de combustible cuando se apaga un motor caliente se producen debido al factor de volatilización de calor residual de los combustibles.

  • Las emisiones evaporativas durante la conducción se producen cuando el motor está en su funcionamiento normal.

  • Las emisiones en reposo con un motor en frío se producen principalmente debido a la permeación de los componentes del sistema de combustible.

  • Las emisiones evaporativas durante el reabastecimiento consisten en fugas de vapor del tanque de combustible durante el proceso de carga; estos se producen mientras el vehículo está en las estaciones de servicio.3

 

 

Emisiones de Escape

Las emisiones de escape son el producto de la combustión de combustible (gasolina, diésel u otro combustible licuado o biocombustible) y comprenden una serie de contaminantes como el monóxido de carbono y el dióxido de carbono, los hidrocarburos, los óxidos de nitrógeno, las partículas y ciertos contaminantes como el azufre. Las emisiones del tubo de escape dependen de las características del vehículo, como la tecnología utilizada, el sistema de control de emisiones, el mantenimiento y otros factores operativos (como la velocidad, la frecuencia y la intensidad de las aceleraciones), y la composición de los combustibles.4

 

Contaminante Características Cómo se producen Impactos en la salud
Hidrocarburo (HC)1 Existe una variedad de hidrocarburos o compuestos orgánicos volátiles (COV). Causado por un proceso de combustión incompleto. Los COV son precursores del ozono y algunos (como el benceno, los formaldehídos y los acetaldehídos) son altamente tóxicos para los humanos.
Monóxido de carbono (CO)2 El CO es un gas incoloro e inodoro. Causado por una combustión incompleta y cuando el carbono en los combustibles está parcialmente oxidado. El CO se adhiere fácilmente a la hemoglobina en la sangre y reduce el flujo del oxígeno al torrente sanguíneo provocando alteraciones en los sistemas nervioso y cardiovascular.
Dióxido de carbono (CO2)3 Se produce cuando la combustión se completa en presencia de suficiente oxígeno para oxidar todo el carbono del combustible. El dióxido de carbono no representa una amenaza para la salud, pero es un gas de efecto invernadero con un factor de retención de calor significativo y contribuye considerablemente al calentamiento global.
Oxido de nitrógeno (NO)4 Los óxidos de nitrógeno, como los hidrocarburos, son precursores del ozono. En presencia de humedad, el NO se convierte en ácidos nítricos, contribuyendo así a la lluvia ácida. Cuando tanto la presión como la temperatura en el motor son altas, los átomos de nitrógeno y el oxígeno reaccionan para formar NO, dióxido de nitrógeno (NO2) y otros óxidos de nitrógeno. Exposición aguda al NO2 puede aumentar las enfermedades respiratorias, especialmente en niños y asmáticos. La exposición crónica a este contaminante puede reducir las defensas contra las infecciones respiratorias.
Dióxido de azufre (SO2)5 SO2 es un gas incoloro con un olor fuerte. En presencia de humedad, se convierte en ácido sulfúrico, otro precursor crítico de la lluvia ácida. Causado por la oxidación del azufre durante la quema de combustible. Irrita los ojos, la nariz y la garganta y agrava los síntomas del asma y la bronquitis. La exposición sostenida al dióxido de azufre reduce el funcionamiento de los pulmones y causa enfermedades respiratorias.
Material particulado (PM)6 Son partículas sólidas o líquidas suspendidas en el aire. Las partículas pueden formarse a partir de una mezcla compleja de ácidos e hidrocarburos pesados, incluido el polvo. Hay partículas finas, ultrafinas y nanopartículas, de menos de 2,5 de diámetro (PM2.5); y PM10, más pequeñas que 10 micras de diámetro. Causado por la quema de combustible. Este contaminante tiene mayores impactos en la salud humana; se ha asociado con un aumento de los síntomas de enfermedades respiratorias, disminución del funcionamiento pulmonar, agravamiento del asma y muerte prematura causada por enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

 

Obtenga más información sobre la reducción de las emisiones aquí

 

1 This document was developed by the Mexican Center for Environmental Law (CEMDA), from data available in the the following site: respiramexico.org.mx
2 INECC, Los vehículos automotores como fuentes de emisión, Consultado en: http://www2.inecc.gob.mx/publicaciones/libros/618/vehiculos.pdf
3 Ibíd., pp. 26 y 27.
4 Ibíd., pág. 27.
5 Ibíd., pág. 28.
6 Ibíd., pág. 28.
7 Blumberg O. Katherine, Walsh P. Michael y Pera Charlotte. Gasolina y Diesel de bajo azufre: la clave para disminuir las emisiones vehiculares, The international council on clean trasnportation, 21 de mayo de 2003, pág. 61. Consultado en: http://www.theicct.org/sites/default/files/Bajo_Azufre_ICCT_2003.pdf
8 Op. cit., Los vehículos automotores como fuentes de emisión, pág. 28.
9 Ibíd., pág. 29.
10 Op. cit., Gasolina y Diesel de bajo azufre: la clave para disminuir las emisiones vehiculares, pág. 59